Usar lentillas como pantallas de ordenador

usar-lentillas

¿Qué te parecería tener una pantalla de PC integrada en el ojo? Puesto que esto podría ser posible prontísimo merced al descubrimiento que ha hecho un equipo de estudiosos de la Universidad de South Australia.

Se trata de un revestimiento de película de polímero que tiene la capacidad de conducir la electricidad mediante las lentillas. Esta propiedad abre el camino de cara al desarrollo de circuitos eléctricos en miniatura que se van a poder emplear de forma segura para la salud debido a su biocompatibilidad.

Las aplicaciones de este revestimiento de película de polímero tienen un enorme potencial para revolucionar la electrónica moderna. El empleo más atractivo de esta tecnología es su aplicación a las lentillas inteligentes y conectadas.

Y es que el revestimiento que han descubierto estos estudiosos podría transformar las lentillas en pantallas de PC, de tal modo que las imágenes se producirían de manera directa en las lentillas.

Los científicos explican que, merced a la conductividad que da el material que han desarrollado, sería posible la fabricación de pequeños circuitos eléctricos biocompatibles integrados en las lentillas.

La lente debe ser tratada anteriormente con plasma con el objetivo de facilitar tanto la adhesión de la película, y hecho esto se podrían proyectar contenidos de manera directa en el ojo.

Otra aplicación consistiría en el desarrollo de sensores implantables en el cuerpo con todo género de funcionalidades, como medir los niveles de glucosa, dar fármacos o bien controlar las funciones vitales.

Además de esto, la película de polímero asimismo podría ser usada para la fabricación de ventanas inteligentes que puedan ser programadas para oscurecerse o bien dejar pasar la luz en dependencia de las necesidades.

Esta investigación es el resultado de un trabajo que se ha prolongado a lo largo de múltiples años, y el equipo espera que las lentillas inteligentes puedan estar al alcance de los usuarios prontísimo.

Su siguiente paso consiste en el desarrollo de una tecnología complementaria para leer y traducir la información transmitida por polímeros conductores.