¿Tienes los ojos rojos?

ojos-rojos

Más de uno va a poder decir que por estos días se ha encontrado con familiares y conocidos que aparecen con los ojos enrojecidos por una conjuntivitis, de ahí que ciertos charlan de “epidemia”.

Los médicos reconocen que en las guardas -donde por norma general asisten estos pacientes- los casos abundan. Y si bien no desean exponerse a charlar de un “pico” de casos, sí se trata de un incremento respecto de los meses precedentes, algo que tampoco semeja asombrar puesto que en la época de verano acostumbra a presentarse este incremento de afecciones en los ojos.

El oculista Pablo Bonanno reconoció que “ha habido un incremento esencial mas que está con relación a la temporada, es aproximadamente lo mismo que el año pasado mas bastante más que los meses anteriores”.

Asimismo el pediatra Luis Cima afirmó haber encontrado casos en pequeños mas sin que fuera algo preocupante. “Hay conjuntivitis mas no me ha semejado algo desmedido, ha habido casos desde fines de octubre mas se ha apreciado más los últimos quince días”, comentó.

Se trata de una reacción inflamatoria de la conjuntiva, una membrana que cubre el interior de los párpados y que se extiende a la parte delante del globo ocular. Puede ser de origen bacteriano, viral o bien alérgico.

Personas perjudicadas en estos días comentan que se trata de una auténtica molestia, en tanto que la mayor parte de los diagnósticos obedecen a conjuntivitis virósicas, que tienen como peculiaridad una restauración prolongada, en contraste a los otros tipos. Al tiempo que estas retardan entre veintiuno y treinta y cinco días en revertirse, las bacterianas lo hacen en solo siete días.

Esta situación hace que la molestia parezca “eterna” y que aun se dude del diagnóstico y tratamiento recibidos. De ahí que, el oculista Francisco Gómez Romeo consideró esencial que se le explique esto al paciente, en tanto que de otro modo acaban consultando a múltiples médicos y mudando de medicación, si bien el virus del mismo modo retardará en irse.

Contagio masivo

Conforme las consultas de Los Andes hay más casos de conjuntivitis entre los adultos, si bien en los pequeños -sin estar excluidos- estaría más vinculado a alergias. En esta situación, los ojos están más frágiles a que ingrese una bacteria o bien un virus provocando una complicación del cuadro, conforme explicó Cima.

Los médicos descartaron que esta ola de casos esté vinculado a la primavera atípica que se vive por la corriente de El Pequeño, que ha aportado más humedad y temperaturas más frescas.

El pediatra afirmó que sí sucede que por las condiciones persisten nosologías invernales y estivales, y vinculadas a ellas puedan aparecer las conjuntivitis. En ese contexto, mentó que ha visto casos relacionados con adenovirus. Además de esto, los cuadros que se observan pueden tener síntomas afines a los de la gripe.

Gómez Romeo comentó que le han llegado pacientes cuyas conjuntivitis “no han sido completamente bien resueltas, pues las que están prevaleciendo ahora son virósicas y dentro de ellas las producidas por un adenovirus en un cuadro clínico que lleva por nombre fiebre faringoconjuntival”.

Y especificó que es como una gripe que toma las conjuntivas, nariz, garganta y un ganglio preauricular, que es doloroso y es propio de esta enfermedad. “Entonces el paciente tiene un estado gripal. Si tiene buenas defensas no cae a la cama mas si no las tiene sí y puede aun hasta presentar fiebre”, explicó.

Las virales se contagian por contacto directo mediante las relaciones interpersonales y por las microgotas de Flügger (secreciones salivales). Por esta razón, sugirió tomar medidas higiénicas precautorias. Es que acostumbra a acontecer que los diferentes miembros de la familia se contagian entre sí, como que el virus continúa en el hogar a lo largo de meses.

Las piletas son otra fuente de contagio masivo en el momento en que una persona perjudicada entra al agua. De ahí que, cuando empieza la época en los clubes hay un incremento exponencial de casos.

Gómez Romeo comentó asimismo que esta nosología puede dejar secuelas, como los lunarcitos que le dan opacidad a la córnea (la parte brillosa delante de la pupila). Y resaltó la necesidad de que se efectúen controles después de la restauración para determinar si existen y tratarlos, puesto que en caso contrario pueden afectar la visón del paciente con molestias frente a la presencia de luz.

Para estar al loro

Un aspecto esencial para eludir el empeoramiento del cuadro y en especial el contagio de los allegados es el tratamiento conveniente y tomar recaudos.

Por esta razón, conocer los síntomas puede permitir advertir que se está frente a un caso de conjuntivitis.

El Ministerio de Salud de la Nación cuenta cuáles pueden ser los rastros de la afección:
* Ojo colorado
* Lagrimeo
* Sensación de cuerpo extraño
* Secreción
* Edema en la zona del párpado
* Dolor

Asimismo explica que para el tratamiento acostumbran a indicarse antibióticos tópicos, frío local y la adecuada higiene de párpados y pestañitas. Y aconseja asimismo no cubrir los ojos en tanto que eso favorecería la proliferación de microbios.