Efectos de las pantallas led

defectos-visuales

Es cada vez más frecuente ver a los pequeños desde bien pequeños con tabletas y teléfonos móviles entre sus manos. Semeja que el acceso de los pequeños a las nuevas tecnologías no tiene freno y nos hallamos frente a una sobreexposición de pantallas digitales, hecho que favorece la aparición temprana de múltiples defectos visuales en los pequeños.

En el blog post de esta semana os explicamos qué consecuencias puede tener el abuso de la tecnología y os damos ciertos consejos para moderar el empleo de los dispositivos.

Diferentes estudios apuntan las consecuencias negativas del abuso de las pantallas digitales, y la verdad es que no únicamente son inconvenientes visuales. Parece que el tiempo frente a la pantalla está relacionado con los resultados académicos, con lo que, cuanto mayor es el tiempo, peores son los resultados en la escuela. Además de esto, hay otros problemas médicos, como la obesidad, los trastornos de sueño y el déficit de atención.

Con relación a los inconvenientes visuales derivados de la exposición a la tecnología, la verdad es que pueden aparecer inconvenientes como la irritación de los ojos, el enrojecimiento o bien el lagrimeo, que se debe a la minoración de la frecuencia del parpadeo por estar delante de las pantallas, lo que genera la sequedad ocular.

Además de esto, el empleo excesivo de las pantallas digitales conduce a inconvenientes tempranos de visión, como la miopía o bien el astigmatismo, que hasta hace poco estaba presente mayoritariamente entre pequeños de 6 y once años. En los últimos tiempos ha aumentado el número de pequeños que sufren miopía, y en verdad, son cada vez más pequeños.

Por todo lo precedente, es fundamental regular el empleo de los aparatos electrónicos entre los más pequeños, a fin de que aprendan a emplearlos con moderación. Ahora presentamos 5 consejos para lograr moderar el empleo de la tecnología, ¡toma nota!

Convénceles. Deben comprender que un tiempo excesivo de utilización de las pantallas digitales es perjudicial para su salud.
Llegar a un pacto. Una buena opción es acordar con ellos el tiempo de pantalla al día.
Mutuo acuerdo. Como el ejemplo comienza por uno mismo, si el pequeño no usa el móvil a lo largo de la cena, los adultos tampoco lo pueden hacer.
Insistir en el pacto. Antes que los pequeños comiencen a usar los dispositivos, es conveniente recordarles el pacto y enseñarles a planear el horario acordado.
Buscar pasatiempos alternativos. Es fundamental hallar otras actividades a fin de que los pequeños se entretengan, preferentemente al aire libre.